Arti visive

ARTES VISUALES

flecha anterior
siguiente flecha
deslizador

La pintura es una de las artes visuales más cultivadas en la cultura persa: sus raíces se remontan a siglos, alimentadas por el gusto por la decoración precisa que ya caracterizaba la artesanía aqueménida, desde el refinamiento imaginativo de la miniatura, desde el poder evocador de las representaciones populares del "narrador". "En las casas de té.

De hecho, la miniatura persa, el rico manjar delgada como para decir que sus artistas utilizan cepillos de un solo pelo, es famoso en todo el mundo. Se cree que el origen de esta forma de arte se remonta a la predilección por la pintura alimentada por el líder religioso persa Mani (AD-216 277). Más tarde, cuando la doctrina islámica, mientras que no prohíbe ellos, no favorecieron a los retratos y representaciones de personas y acontecimientos, se prefiere para decoraciones de usar la caligrafía, los motivos florales, composiciones geométricas, mientras que la policromía sobrevivió sólo en la cerámica y pintada sólo para ilustrar textos tales como el Corán, las obras científicas, epopeyas, leyendas, panegíricos en alabanza de las mismas proezas de soberanía o eroi.Nel, los artistas persas estaban bajo la influencia de los manuscritos bizantinos, especialmente bajo la perfil de la inmovilidad hierática de los modelos cristianos.

Ya en el siglo XI dC, los persas eran considerados los maestros indiscutibles de la miniatura, y desde entonces siempre han permanecido. A finales del siglo XV y principios del siguiente, este arte alcanzó la cima de la belleza y la calidad. En la ciudad de Herat (hoy en Afganistán) estaban permanentemente en el trabajo calígrafos 40; para Tabriz un pintor brillante, Behzad, quien dirigió el trabajo de cientos de artistas, logró renovar la miniatura al combinar el concepto tradicional de decoración con un gusto especial por lo realista y lo pintoresco. Las composiciones de este período revelan valientes talentos expresivos, sobre todo en la sutil armonía de los colores. Las escenas compuestas por una multitud de figuras cubren grandes páginas sin dejarlas vacías; las distancias se expresan por la superposición de objetos, todos iluminados por igual, con un resultado general de gran delicadeza y espléndida policromía.
Un paso más en la evolución de este arte ocurrió gracias a la influencia del pintor Reza Abbasi, cuando en las miniaturas comenzó a surgir cierto grado de desnudo realismo. Abbasi fue el primer artista cuya inspiración vino directamente de las escenas de las calles y el bazar de Isfahan. En este período, las paredes de los edificios se cubrieron con frescos sobre temas de guerra o temas más ligeros, y luego se reprodujeron con mayor frecuencia. Excelentes ejemplos se conservan en el Palazzo delle Quaranta Colonne (Chehel Sutun) en Isfahan.

En el siglo diecinueve la miniatura gradualmente comenzó a caer en desuso, en parte debido a la influencia occidental cada vez más fuerte. Mirza Baba, pintor oficial de la corte de Qajar, pintó retratos de príncipes con notable expresividad, pero también tapas cassepanche, escritorios y espejos donde la influencia de la tradición centenaria de las miniaturas es muy evidente. En este período, también comenzaron a aparecer pinturas murales "naif", llamadas "pinturas de teahouses", en Irán. Fue grandes frescos, escenas o secuencias, que se utiliza como referencia por los contadores de historias: no se discutieron las hazañas de los legendarios héroes de la épica persa, inmortalizadas por el Shahnameh de Ferdowsi, como Rostam, así como historias de amor la de Youssef y Zuleikha, y los acontecimientos en la historia del chiismo, en particular la tragedia de Garbala, con el martirio del santo Imam Hossein.

Entre otras cosas, la Revolución 1978 / 79 tuvo el mérito de fomentar la difusión y el desarrollo de la pintura, por un lado, estableciendo cursos y facultades específicas en el sistema escolar estatal y privado, restaurando museos, apoyando la fundación de galerías y exhibiciones especiales, por otro lado, que permiten a los eruditos y artistas iraníes prestar atención a la tradición pictórica peculiarmente persa, que la monarquía pahlavi había descuidado obstinadamente al imponer la occidentalización indiscriminada de todas las manifestaciones artísticas del país.

La figura más prominente en la pintura iraní del siglo XX es Kamal-ol-Molk, que murió en 1940 y considera no sólo el padre de la moderna nacional figurativa del arte, pero uno de los símbolos más queridos del país. Fue él, de hecho, la renovación radical de las técnicas de pintura persianas, el nacimiento de un nuevo concepto de estilo como la voluntad de superar la tradición, está revolucionando la fórmula compositiva está dando la pintura de la tarea de expresar y comunicar el "espíritu de los tiempos ". Su búsqueda de realismo de hecho, nunca se separa de la imaginación supuesto libre, expresada en los juegos de perspectiva y una esencialidad rara de colores - innovaciones, éstas muy valiente caballo en el arte persa del siglo XIX y XX .

Kamal-ol-Molk nació en una familia, Ghaffari-Kashani, demostrado talento artístico (su padre, su tío y su hermano están siendo reconocida entre las personalidades más importantes en la reciente historia iraní de arte); El rey Qajar Nassreddin Shah pronto le dio el título de "Maestro de Pintores", nombrándolo comandante de un batallón de caballería en la provincia de Qazvin. Aquí vive el período más productivo de su existencia artística, pintando más de ciento setenta cuadros. A la muerte del monarca, sin embargo, Kamal-ol-Molk, muy crítico de las condiciones en las que el qajar mantienen el país, preocupado por la corrupción y fácil presa de las ambiciones de las potencias extranjeras, abandona su puesto y se fue a Europa, donde permanece por cinco años.

El sucesor de Nassreddin, Mozafareddin Shah, lo alcanza para suplicarle que regrese a casa; y Kamal-ol-Molk consiente, con la esperanza de contribuir a la evolución del país. Sin embargo, se da cuenta de que nada ha cambiado, sobre todo en los trajes de la Corte y el desorden general después de haber sido paciente con dificultad durante varios meses, durante una peregrinación religiosa deja de nuevo a Irán y se instaló en Irak durante dos años. Sus lienzos expresan efectivamente las emociones y el desdén que sentía ante las condiciones de pobreza y abandono en que veía a su gente mentir.

En los primeros años del siglo, voluntariamente ofreció su apoyo a la lucha de los constitucionalistas; y para participar directamente en el trabajo de oposición contra la monarquía, regresa a su patria de nuevo. En el 1906 los Qajar se ven obligados a lanzar una Constitución, que también deberá ser defendida resueltamente por intentos de abolirla por parte del sucesor Mohammad Ali Shah. Con trabajo duro, pero con extrema tenacidad, Kamal-ol-Molk logra sentar las bases de una escuela donde aquellos que están interesados ​​en el arte pueden recibir una formación adecuada: así nació en Irán la primera verdadera "Escuela de Bellas Artes", donde durante un cierto período él mismo trabaja como maestro, casi siempre devolviendo su salario a los estudiantes más pobres. Le encanta repetir: "En la misma medida en que enseño a mis alumnos, aprendo de ellos".

Los dramáticos cambios en la situación política y la fuerte interferencia de rusos y británicos que disputan el control de Irán condujeron al golpe de Estado del 1920 y al posterior acuerdo de Reza Khan en el trono a instancias de Londres. Kamal-ol-Molk inmediatamente se da cuenta de que no existen diferencias sustanciales entre el despotismo de la niña qajar y Pahlavi dinastía, ya pesar de Reza Shah hace todo lo posible para convencerlo, se niega a cooperar con la Corte. Como resultado, el sha boicotea su escuela y crea todo tipo de dificultades administrativas hasta que, en el 1927, Kamal-ol-Molk se ve obligado a renunciar. Al año siguiente fue exiliado a Hosseinabad, una fracción de Neishabour: la separación forzada de los estudiantes, la actividad artística y educativa socava el cuerpo y el alma. Después de un incidente misterioso, también pierde el uso de un ojo y deja de pintar; Morirá en la pobreza doce años después.

El esfuerzo de investigación desarrollada por los pintores iraníes contemporáneos en las últimas dos décadas - la investigación que incluya siempre mucha atención al arte occidental, pero con un espíritu de independencia y, sobre todo, sin intentos de emulación servil - es ahora líder gradualmente a una aparición más nítida de las principales tendencias estilísticas. Tomando todas las precauciones para evitar comparaciones incorrectas entre los resultados expresivos de diferentes tradiciones culturales, generadas y sostenidas por diferentes caminos históricos, y con el único propósito de permitir al lector occidental un primer acercamiento elemental, se podría decir que hoy prevalece entre los pintores iraníes , una orientación expresionista, que a veces hace uso de las figuras estilísticas del simbolismo, a veces de ideas surrealistas. La producción figurativa a menudo aparece -más o menos conscientemente- influenciada por las fórmulas de los gráficos, en la búsqueda de una esencia extrema del rasgo y en el uso del color como elemento narrativo. Desde este punto de partida, entonces, algunos pintores voluntariamente dan nuevos pasos hacia una abstracción progresiva, o al menos una mayor estilización de las formas.

Observe, por ejemplo, el trabajo de Honibal Alkhas, nacido en Kermanshah en 1930 y se formó en el Art Institute of Chicago después de aprender los rudimentos del arte de Alexis Georgis en Arak y de Ja'far Petgar en Teherán. A Alkhas le gusta afirmar que su estilo consiste en "yuxtaponer lo posible y lo imposible", y definirse a sí mismo como expresionista, pero "ecléctico en el sentido más amplio de la palabra", por lo tanto abierto a sugerencias clásicas o incluso surrealistas-románticas.

Otra dirección se ha embarcado en su lugar. Tahereh Mohebbi Taban, nacido un Teherán en 1949, hoy también activo en los campos del diseño, los gráficos y la escultura, así como la enseñanza (sus obras también se han exhibido en Japón y Canadá). Su atención se centra particularmente en la relación entre forma y color como fórmula para la expresión visual de las ideas; Sus preferencias van a los contrastes entre los tonos o las texturas, entre los grosores de las diferentes líneas, entre los planos en su respectiva ubicación y distancia. Como consecuencia, sus formas casi siempre están estilizadas, y la tendencia hacia una abstracción progresiva es muy clara, al igual que el esfuerzo continuo de síntesis.

Solo aparentemente diferente es el camino elegido por el pintor y sociólogo Farrokhzad, de cincuenta años de edad. Sus acuarelas ahora se refieren explícitamente a la cultura persa más antiguo, de asumir sus signos y símbolos de la pre-islámica, especialmente aqueménida: la flor de ocho pétalos, la cola del león, las alas del águila, el cuerno del toro, el círculo como un factor unificador. Los diversos componentes se insertan de manera armoniosa de fondos nebuloso, casi escenarios de ensueño, junto a las formas que representan caballos o cabras aladas, por un resultado global que el observador Europea tendería a definir surrealista.

Si el ambiente de las pinturas de Farrokhzad parece completamente sereno, casi de cuento de hadas, la mayoría de los pintores contemporáneos iraníes más jóvenes, especialmente los que han comenzado a pintar durante los años de la guerra de defensa contra la agresión iraquí, expresan con notable eficacia, aunque en formas a veces todavía crudas, un profundo sentido de lo trágico.

Esto se hace evidente cuando usted no puede pasar a un primer nivel de lectura de sus lienzos, en los que el uso de ciertos símbolos demasiado literarias (y literales) aparece tal vez precipitada, inmadura, o más bien un síntoma de una etapa inmadura de la investigación y la reflexión. La tremenda fuerza, la destructiva y creativa, el sufrimiento humano se convierte en la plasticidad de líneas y trazos, rostros deformados, los cuerpos retorcidos, y las vibraciones de los colores no son tan prolongados gritos.

Nasser Palangi (Hamadan, 1957) pinta escenas corales de dolor terrenal que recuerdan las mentes de Dantesche envueltas en llamas; Kazem Chalipa (Teherán, 1957) concibe las entrañas de la Tierra como una gigantesca guarida oscura de criaturas humanas / con caras como caras de ratas, y su superficie como una tierra desolada donde extraños buitres feroces atacan a los hombres que huyen; Hossein Khosrojerdi (Teherán, 1957) multiplica el Grito de Munch en las caras de figuras que no son meras formas, porque mantienen una medida de la realidad que hace que su desesperación sea más "histórica" ​​y quizás más atroz.

De esta generación de pintores todavía tiene que destacar también - tal vez sobre todo - la constante atención a los problemas sociales, los dramas de la población iraní (guerra, como se suele decir, la pobreza experimentada como una condena hasta el momento de la Revolución), la estridente contraste entre la soledad individuo aplastado por la injusticia y el sentido de reactivación que se genera por la solidaridad y los valores más profundos de la cultura iraní en su conjunto, por el sentido del honor al concepto de libertad como la disolución mística suprema nell'Essere . Probablemente, en este carácter común, y en el rechazo del "fin en sí mismo" el arte, se encuentra el legado que estos jóvenes pintores tienen la intención de recoger de la tradición persa más auténtico, el patrimonio está a la espera de ser perfeccionado y hecho refleja el estado veces también en el nivel estilístico.

bienes

Prof. Angelo Michele Piemontese

La historia del arte de Irán

cuota
  • 2
    Comparte